Conservación del cernícalo primilla y el aguilucho cenizo

El cernícalo primilla desapareció de Cataluña a mitad de los años 80 debido a la transformación del hábitat básicamente por intensificación de la agricultura (transformación en regadío, uso de pesticidas, falta de edificios viejos donde criar…). Desde principios de los años 90 y gracias a un largo proyecto de cría en cautividad y reintroducción, el cernícalo primilla ha ido recuperándose y en la actualidad cuenta con unas 160 parejas en Cataluña (un centenar en los secanos de Lleida). Entre otros, ha sido fundamental para esta recuperación habilitar edificios viejos u otros de nueva construcción para que los cernícalos pudieran anidar.

El aguilucho cenizo es una especie estival nidificante muy localizada y escasa en Cataluña. A punto estuvo de desaparecer de Catalunya, donde llegó a sólo dos parejas reproductoras. Desde la Generalitat se inició en 1986 una campaña de localización y protección de los nidos en los campos de cereal, que ha logrado elevar a 60 el número de parejas que nidifica actualmente en la Plana de Lleida.

Desde el año 2012 colaboramos en la conservación de estas especies, con el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat aportando material a las campañas anuales de seguimiento y conservación de ambas especies. En contrapartida montamos hides para fotografiar el cernícalo primilla en las proximidades de una de las colonias de cría de la Plana de Lleida y en los territorios de cría de diferentes parejas de aguilucho cenizo.